3 de junio de 2019

 In Blog
Dicen que el tiempo te ayuda a recuperar de las heridas. En mi caso eso es todo lo contrario. Lo único que ha hecho en mí no es más que traer angustia y un peso que no necesito, ni quiero tener. ¿Acaso se burlan de mí? Toda esta extraña sensación se ha materializado en un molesto sonido, no lo puedo sacar de mi cabeza, no me deja pensar… no me deja dormir. El sol se escondió, estuve buscándolo mucho tiempo, pero al final fue imposible. Creo que poco a poco me fui acostumbrando. Y para ti, amigo. Desearía estar mejor para cuando nos sentáramos a conversar sobre la vida. Créeme, es algo que disfrutaría hacerlo ahora, pero no puedo. Ni siquiera puedo conversar conmigo mismo. ¿Acaso no te lo había dicho? Creí que en realidad conocía a las personas, pero, y si… ¿sólo me aferraba a la parte buena de ellas para sobrellevar todo este dolor que siento ahora mismo? Creo que ya eso se acabó. Me estoy acabando. Quizá entonces termine muriendo por dentro, en un intento de ser lo suficientemente valiente. Siento que ya he escrito demasiado, pero no lo necesario; Manuel.
Recent Posts

Dejar un comentario

Start typing and press Enter to search